Autoridad Portuaria de Vigo
5,8km/h 19,3°C
Estación Muelle Trasatlánticos
Historia del Puerto

Historia del Puerto

Aunque el origen de la Autoridad Portuaria de Vigo se remonta a noviembre de 1881, las raíces de su Puerto proceden de aquellos primeros asentamientos de la antigüedad, que eligieron el abrigo de los montes de ambos márgenes de la Ría y de las montañosas Islas Cíes que protegen sus aguas. A lo largo de los siglos, sus orillas ven arribar a fenicios, griegos, celtas y romanos, pueblos que fueron dejando su poso en los habitantes y en su forma de vivir junto al mar. Por la Ría pasaron también hordas de normandos, descubridores del nuevo mundo y naves de piratas turcos e ingleses, siendo testigos de excepción de acontecimientos como la Batalla de Rande, a principios del siglo XVIII. En este mismo siglo, un grupo de emprendedores de la lejana Costa Brava llega a Vigo y pone los cimientos de nuestra industria pesquera y conservera, con sus técnicas de salazón y salmuera. A principios del siglo XIX, Vigo se convierte en la leal y valerosa ciudad, continuando el desarrollo de su puerto, que en esta época, llegó a ser el principal del norte de la península. En la primera mitad del siglo XX, de un desarrollo cuasi febril, las infraestructuras portuarias ya no sólo dan atraque y abrigo, sino que son también depósito de mercancías cada vez más importante, sobre todo, tras la llegada del ferrocarril a los muelles. La segunda mitad de este siglo es todavía más intensa, con un creciente tráfico de pasajeros de la emigración, la revolución de la pesca congelada y la llegada de Citroen a Vigo. Desde entonces, Vigo sigue creciendo, lenta, pero sólidamente. Conocer los orígenes y la historia de nuestro puerto, contribuye a conocer y entender mejor el puerto actual. Esperamos que para ello sea de utilidad esta pequeña HISTORIA, así como el libro de imágenes “Puerto de Vigo, construyendo un motor económico".

Una pequeña Historia del Puerto

Una pequeña historia del Puerto de Vigo

Construyendo un motor económico

Construyendo un motor económico